sábado, 3 de enero de 2009

Artícul de'n J.F. Yarza a "Baleares Liberal"



¿INDEPENDENTISMO?, O SUMISIÓN AL QUIMÉRICO IMPERIO

No soy ni he sido castellanista ni españolista acérrimo. Nunca he hecho cursiladas, como las que ahora nos imponen los partidarios del “Imperi dels Països”, ni por una ideología ni por otra. Hice lo propio de mi edad en los años cincuenta, manifestarme con mis compañeros de facultad, por una utópica libertad, que el tiempo me ha demostrado que es puro ensueño.

Los mallorquines somos como somos y nadie tiene derecho a reconvertirnos en nada. Creo hablar en nombre de la mayoría de la población, porque hablando con la gente corriente es lo que dicen que piensan, pero dado su carácter y su falta de conocimientos para descubrir las mentiras vertidas por los colonialistas, no se atreven a decir que un pueblo es lo que quiere ser, no lo que le dicen sus pastores lo que ha de ser.

No se explica que los que no piensan igual, no se atrevan a contradecir a esa gente y a exigir una libertad de expresión y de convivencia, que no significa, en absoluto que desaparezca lo tradicional (?), pero que no se nos impongan usos y costumbres que nunca han sido nuestros. Mallorquines sí, por supuesto, pero tal como hemos sido siempre, sin dictaduras de un pueblo que participó en la invasión del reino de Aragón al frente del Bush del S XIII, nobles, burgueses, menestrales y dos obispos, y luego se fueron todos a su casa. Ahora vuelven porque nos necesitan, pero siempre tratándonos en tono menor.

Lo peor de todo es la pasividad, la falta de respuesta, ante esos niñatos “coco-lavados”, por los pastores y ayatolas, provenientes del “Principat”, o instruidos en él. No quedan libres de responsabilidad, miembros de la Iglesia, que como en Catalunya y Euskadi, son una Iglesia diferente, con la excusa de guardianes y defensores de la cultura. ¡Tan pequeño es su mundo y tanta su soberbia! Por lo visto no pertenecen a la catolicidad, que significa universalidad. Esta actitud no es nueva, data de hace muchos años, desde finales del S XIX. ¡Y pensar que Jesucristo fue crucificado, entre otros motivos, porque no satisfizo las ansias políticas de los judíos frente a Roma!

Para colmo, el número de personas con apellidos no catalanes, supera largamente a las que lo tienen de origen catalán. Y sobre todo, su origen en uno y otro caso, se pierde en la noche de los tiempos, por lo que son ya mallorquines de pura cepa. No debemos olvidar los malos tratos de Pedro III, de Pedro IV, a nuestro reino y el asesinato de Jaime III. Tampoco debe caer en el olvido de nuestra “memoria histórica”, las humillaciones de Juan I de Aragón, sus dictaduras con nuestros "Jurats", la nueva repoblación de la isla tras la epidemia de peste, por gentes de diversos lugares, no sólo de Catalunya en tiempos de Juan II.

Pero lo más grave y humillante, es la pretensión de engañarnos hablando y reivindicando Independencia de la o las Islas, cosa que tendría sentido y razón de ser, dado nuestro carácter, a que estamos separados de la Península y con una economía turística y abandono de campo e industria. No somos los únicos. Chipre, Malta, Andorra, Mónaco, Liechtenstein, gozan de su independencia, aunque tengan que importar hasta las lechugas para comer. Pero cuando yo hablaba de esto se me llamó PUTA FORASTER, por los del Bloc y PSM.

Queda claro pues, que independentismo para esos que gritan, insultan, queman retratos, y dicen ordinarieces, significa pertenecer, como colonia a los PAÍSOS CATALANS. También queda clarísimo que tanto da ser Provincia de España, como antes, como Colonia Catalana, como ahora. Pero el coste se ha triplicado, así como la “burrocracia”.

La noche de “Sant Antoni”, sonará una vez más la canción “Jo i un pastor…”. No me cansaré de repetir que esta canción NO ES MALLORQUINA, porque fue importada por un secretario del “Ajuntamente de Sa Pobla”, en los años cincuenta, catalán, por supuesto y se trata de “EL BALL DE SANT FERRIOL”, pueblo de Gerona. Los que ahora tienen entre 40 y 50 años creerán que es de toda la vida. De la suya sí, pero no de la de muchos otros que vivimos todavía, pasamos muchos años en Catalunya, sabemos hablar y escribir en “Estándar”, pero no nos sentimos miembros de su modelo político.

¿Por qué no nos dejáis en paz? ¿Por qué nos tratáis peor que lo hicieran los franquistas con los nacionalistas? No os atrevéis a hacer una consulta popular, porque sabéis que la perderíais. No vais a conseguir imponer nada por la fuerza. Quizá venzáis pero no convenceréis, como dijo Unamuno, el 12 de Octubre de 1936.

Para terminar decir que supongo habréis tenido unos orgasmos metafísicos, viendo lo que hoy han hecho vuestros amigos de ETA. Sois iguales. La futura Ley del Aborto me hace concebir grandes esperanzas, aunque sea contrario a ella. Mientras tanto los que vais de “senadores por la vida” (de “senar, o sea cenar”), en esta comedia de democracia que padecemos, donde se cambian programas, después de elecciones, para ir todos contra uno, tenéis el futuro asegurado. Otros debemos currar y cotizar 45 años.

Dios os guarde.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Los que gritan más alto denunciando lo intolerantes que somos todos aquellos que no defendemos la "realidad" de los Países Catalanes, son los más intransegentes y los más irrespetuosos con los demás. Durante cinco años, tuve que sufrir la discriminación de mis compañeros de clase solo porque afirmaba que yo era mallorquina, nunca catalana.

jaume dijo...

aiiiss, te contaré un històri.
Un home conduia per sa carretera, i veia que tothom anava en direcció contrària, ell estorat digué "el món està fuit des cap". Idò bé, aquest se la va pegar com no...i resultaba que tothom anava bé, i era s'únic que anava en direcció contrària.

Discriminar? Ho dubt...recriminar sa teva posició, és possible.

Aina dijo...

Crec que en aquest article es confonen moltíssimes coses. Es diuen mitjes veritats i ideees entremesclades. Com que no val la pena comentar cada frase, preferesc només comentar una cosa: "Jo i un pastor" no és una cançó d'origen mallorquí, és cert. Però sa nostra estimada i mallorquina sobrassada tampoc ho és (italiana, de Sicilia) i així el 90 % de les coses de la nostra terra, des de races autòctones fins a usos i costums, tradicions, rondalles, vestimenta, cançons, balls, etc. Per cert, un mallorquí sempre ha diferenciat un ·foraster" d'un castellanoparlant.
Una abraçada.

Anónimo dijo...

Molt curiós que traduiu es títol des blog en castellà, no? què si no, no l'entendrieu? no vos estimau tant es balear??? idò, com a illenc dir que es gran favor que podeu fer a sa meva cultura i sa meva llengo és deixar de fer es pasarell i aturar de dir mentides que no tenen ni cap ni peus, rallam català, està demostradíssim i no n'hi ha més...

Aina dijo...

Vergonyós! Agafa un llibre sobre sociolingüística i te'l llegeixes, que et fa falta. Ja duim molts d'anys existint, i totes les llengües i cultures han evolucionat i són una mescla de moltes cultures. La llengua castellana també. Coneixes dates històriques, sí, però tal vegada tan menjat el cap els aires seccesionistes que volen fragmentar la cultura, així debilitar-la i que desaparegui. Eii, si ets mallorquí, com és que escrius en castellà? Sents el castellà com a la teva llengua enlloc del català? No saps que els catalans i mallorquins parlam sa mateixa llengua? No hi ha prou diferències per considerar-les llengües diferents, per tant son dialectes d'una mateixa llengua. Em faràs creure que la nostra cultura té més semblances amb la d'Andalusia o Madrid que amb la catalana o valenciana? Auuu, no diguis més desbarats. Tu dius això perquè no tens sentiment mallorquí, però jo cantaré i ballaré sempre "jo i un pastor". Ets una titella més, mira't a dins i mira als teus padrins, si són mallorquins de veritat, veuràs que no n'estarien orgullosos de les teves paraules. Jo, de petita, al carrer, quan jugava amb les amigues, parlava en mallorquí, i tu? parlaves castellà o mallorquí? Si parlaves castellà al carrer i a casa, millor que no parlis de quina és la cultura que sentim com a nostra. No, si ara, a les fetes tradicionals, haurem de ballar sevillanas enlloc de jo i un pastor, jeje

Anónimo dijo...

PERDEIS EL TIEMPO BUSCANDO LA IDENTIDAD...UNO ES DE DONDE SE SIENTE Y NO SE PARA EN LA HISTORIA PUES LA HISTORIA FUE PRESENTE O SEA, LO QUE ERES HOY Y SIENTES ES LO QUE VALE. NO CAMBIES EL HOY PORQUE AYER FUE DIFERENTE. NAVEGA Y TOLERA A LOS DEMAS. ES TU MEJOR IDENTIDAD.

Anónimo dijo...

A la atencion de "aina said---"
Yo escrbo en castellano porque no quiero escrbir en catalan de Barcelon
Yo no parlo llengua de Barcelona, yo lo que hago es " xerra se llengo de Mallorca"
Y si tanto quieres nuestra lengua de Mallorca, cumple lo preceptuado en el artculo 34 y 35 del Estatuto de Autonomia y fomenta nuestra modalidad
escrbiendo, como siempre se ha escrito durante mas de 700 años. Sin contar los ultimos 30 años que no nos dejan escribir conforme a nuestra gramatica mllorquina y a nuestros diccionarios.
Los intelectuales como Ud, dicen, cuando escrbimos en mallorquin que escrbimos el catalan con faltas de ortografia,
El mallorquin tiene nueve articulos singulares,
el catalan solo tiene uno.
La r final no se escribe ni se pronuncia en los infinitivos.
el mallorquin tiene cuatro congugaciones verbales igual como el latin, el catalan y castellano solo tienen tres conjugaciones.
Aina said,si prefiere usar el catalan estandar
en vez del castellano, es muy legitimo y tiene que seguir haciendo, pero tambien aprenda a escribir y usar el mallorquin, que esta si que es la lengua que usaban sus abuelos. CAOS

Buitre dijo...

Yo parle i escric en llengua valenciana sense cap problema. I no m'importa parlar en qualsevol llengua, valencià o espanyol, excepte quan parle o escric a cap lloc on n'hi ha un català.
Com en este ramat no val raonar, fa temps que vaig pendre una determinació absoluta.

Entonces, cuando hay un catalan que va a decirme que hablo o escribo en catalan, me niego en rotundo y hago lo que libremente tengo derecho a hacer: Usar el español.

Yo no tengo porqué convencer a nadie de que domino el valenciano. Lo domino y punto.
Pero lo utilizo cuando me da la gana, y cuando huelo un catalán, pues... ¡no me da la gana!.
Sí. Efectivamente. Soy bilingüe. Pero como yo quiero. No como me obligue un embaucador embustero que piensa que a fuerza de repetir mentiras y más mentiras, al final, parezcan verdades.